Los medios de comunicación manipulan

Por Mauricio González

Los medios de comunicación son empresas legalmente establecidas, pagan impuestos, mantienen estructuras jerárquicas, tienen el poder de generar opinión pública, además de ocultar o poner en agenda temáticas a conveniencia. Los medios de comunicación han sido clasificados como un poder fáctico, el que no se percibe pero está presente a través de sus valoraciones u opiniones intrínsecas sobre la realidad nacional o internacional.

En El Salvador los medios de comunicación tradicionalmente han estado alineados con el poder económico y los intereses que en ellos subyacen. Sin embargo durante los últimos años debido a la digitalización y el abaratamiento de insumos tecnológicos los medios de comunicación se han vueltos más democráticos, prueba de ello es la serie de canales de televisión abiertos, y ni hablar de los periódicos digitales. Estas acciones no hacen más que probar la importancia de los medios de comunicación y de la importancia que ven en ellos grupos políticos y económicos para manipular las audiencias a su conveniencia.

En el plano internacional el panorama es el mismo. Para los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 se realizó una cobertura minuto a minuto por las grandes cadenas internacionales que brindaban posiciones nacionalistas y anti musulmanas que rápidamente permearon los medios nacionales de la mayoría de países del mundo.

La agenda mediática durante la invasión a Afganistán, Iraq de igual forma estuvo llena de posiciones nacionalistas pro occidentales, dejando de lado el verdadero drama humano. Los intereses ocultos de dichas intervenciones y ante toda lógica explicar cómo la muerte de 2,000 personas en el World Trade Center de Nueva York podría justificar el asesinato de 6 millones de personas solo en Iraq, donde se utilizaron armas de uranio empobrecido, bombas de racimo entre otros adelantos del sistema militar industrial.

Tal es la manipulación mediática a la que estamos expuestos que no solo se justificó la ocupación a Iraq y Afganistán, sino, la intervención en Libia, Sudan, y más recientemente Siria. Los grandes medios de comunicación han obviado el terrorismo ejecutado por grupos mercenarios financiados por la OTAN y que tienen como objetivo Siria, El Líbano y posteriormente Iraq.

Sin embargo han desplegado una amplia cobertura a la crisis en Crimea, sin explicar el contexto histórico de la región, además de satanizar al presidente Ruso Vladimir Putin. Me llama la atención exponer este caso porque la crisis en Ucrania surgió después que el parlamente ucraniano rechazara de forma legítima su incorporación al Euro, eso fue en noviembre de 2013, como lo plasma una noticia del Diario El País de España.

Esa información nunca se pone en contexto, ni de por qué Estados Unidos ratifica una golpe de estado contra Kiev y después se sataniza a Rusia.

Lo cierto es que debemos entender de una vez por todas que los medios de comunicación son manipulables y corruptibles.  Filtran información a conveniencia y difícilmente aceptan sus errores.

* Esta columna fue publicada por primera vez el 19/03/2014 en MedioLleno.SV

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: