La muerte es el día a día en Iraq

Por Mauricio González

Luego de los atentados del 11 de septiembre de 2001 y de la posterior  invasión a Iraq por parte de los Estados Unidos, miles de civiles han muerto en lo que se supone debería haber sido una guerra focalizada contra terroristas de la red Al-Qaeda.

De acuerdo con la Organización No Gubernamental  Iraq Solidaridad, desde el inicio de la invasión norteamericana en Iraq durante 2003, hasta el 27 de marzo de 2013, se registran en el país árabe 1 millón 450 mil muertes, 4 millones 700 mil refugiados, 5 millones de huérfanos, 3 millones de viudas, 1 millón de desaparecidos y 382 periodistas asesinados.

Cifras que al ser comparadas con las de los atentados del 11-S parecen risibles, además de acuerdo con la Ley Internacional, que incorpora el Acuerdo de Ginebra en el Título III, Sección I, “Comportamiento de los combatientes”.  Todo país invasor deberá proveerle al invadido los servicios sociales básicos, además de asegurar la paz. Sin embargo lo que vemos día con día en Iraq es un completo manicomio, atentados con grandes cargas de explosivos, rivalidades entre las diferentes etnias.

Cuando  Sadam Hussein se encontraba en el poder este mantenía estable el país. Convivían los Sunitas, Chiitas y Kurdos en paz, cada quien mantenía su territorio donde se enseñaba en las escuelas de acuerdo a sus costumbres y tradiciones, es más, cada etnia poseía su propio espacio radioeléctrico donde se difundía información en sus propios canales de televisión.

Ahora estas tres etnias disputan el control del país y que sumado a la invasión estadounidense convierte a Iraq en el caldo de cultivo para nuevos atentados terroristas. Sumado a este trágico panorama según la misma Iraq Solidaridad, la infraestructura pública del país pasó a ser una de las mejores de Medio Oriente producto de los petrodólares que ingresaban al país de forma constante a borbotones y que Hussein, como todo poderoso, administró de forma hasta cierto punto responsable para su pueblo. Claro, manteniendo los lujos y los privilegios que emanan de esos cargos dictatoriales que en la cultura Islámica son válidos y que son producto de su cosmovisión y forma de entender las relaciones entre sociedad y poder.

Sumado a estos trágicos eventos los soldados estadounidenses durante el conflicto han utilizado municiones fabricadas con uranio empobrecido. De acuerdo con el Comité de Solidaridad de la Causa Árabe, “El uranio empobrecido es un residuo obtenido de la producción del combustible destinado a los reactores nucleares y las bombas atómicas. El material que se utiliza en la industria militar nuclear es el uranio U-235.  El uranio empobrecido tiene unas características que lo hacen muy atractivo para la tecnología militar: en primer lugar, es extremadamente denso y pesado (1 cm3, pesa casi 19 gramos), de tal manera que los proyectiles con cabeza de uranio empobrecido pueden perforar el acero blindado de vehículos militares y edificios; en segundo lugar, es un material pirofórico espontáneo, es decir, se inflama al alcanzar su objetivo, generando tanto calor que provoca su explosión”.

Además Iraq ha sido el campo de batalla donde se han probado nuevas tecnologías destinadas a la industria de la muerte, minas antipersonales de última generación, tanques con blindaje explosivo, entre otros.

La invasión a Iraq que este año cumple su décimo aniversario no ha sido más que un retroceso para la racionalidad occidental, donde la lógica del mercado prima sobre la ética y moralidad.

* Esta columna fue publicada por primera vez el 31/10/2013 en MedioLleno.SV

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: