Transparencia y las calificadoras de riesgo

Por Mauricio González

Las agencias calificadoras de riesgo –rating companies- son empresas financieras de carácter privado que valoran la solvencia presente y futura de un país o de una compañía que emite cualquier activo de tipo financiero. Califican AAA como excelente, B regular y C como bono basura. En la actualidad existen alrededor de 75 agencias de calificación a nivel mundial, solo 3 de ellas dominan cerca del 95% del mercado. Estas son las estadounidenses: Standard & Poor’s, Moody’s  y Fitch Ratings, según DW-TV.

Estas compañías emiten juicios y valoraciones sobre las deudas soberanas de los países a partir de sus criterios institucionales, durante los últimos años han rebajado la calificación de varias naciones europeas, entre ellas figuran Grecia, Irlanda, España y Portugal. Según mi opinión, dichas acciones, entre otras, han provocado la aceleración de la crisis económica en esos países.

No obstante, este tipo de agencias calificadoras son necesarias para la economía, debido a que ofrecen cierto nivel de certidumbre a los inversionistas de que la empresa o país será capaz de afrontar el pago de la deuda y sus consiguientes intereses. El problema de estas instituciones radica en la forma dispar en que aplican sus parámetros de clasificación. En un ejemplo mostrado por la DW-TV se explica que si se toma el endeudamiento y productividad económica per cápita en Portugal debe juntarse un 93% de su productividad económica para el pago de sus deudas, mientras que EUA debe reunir un 92.5%, también para pagar sus adeudos. La diferencia es que la solvencia de Portugal es cuestionada con bajas calificaciones por parte de las agencias, entretanto las notas de EUA siguen siendo buenas a pesar de su déficit fiscal.

En otro ejemplo sucedido en 2008, un mes antes que colapsara Lehman Brothers, las agencias calificadoras estadounidenses le otorgaron una nota de “A”, como lo informa el siguiente informe de IESE insight.

Estas compañías han emitido concejos contradictorios, por un lado dicen que tienen que ahorrar, frenando así la actividad económica. Por otro critican el freno de la actividad de la economía y bajan su calificación. La solución de este problema se encuentra en la creación de nuevas agencias de calificación que rompan con el oligopolio estadounidense.

 Además, estas agencias ofrecen al público una apariencia de objetividad y la ilusión que sus cálculos están apoyados en bases científicas. Pero en realidad sus valoraciones a veces están fundamentadas en juicios arbitrarios que benefician ciertos intereses. Cabe mencionar que las normas internas de calificación son confidenciales y no permiten ningún control por parte de los gobiernos, como lo asegura DW-TV.

Alemania, a través de su Canciller Angela Merkel enfatizó durante 2011 que no debería dárseles demasiada importancia a las valoraciones que hacen estas compañías  y sugirió la creación de una agencia europea que tenga como objetivo compensar el dominio que ahora es ejercido por EUA, como lo explica la siguiente publicación de ABC.

Iniciativas similares deberían ser propuestas por los países latinoamericanos con economías fuertes como Brasil, Chile, Argentina con el fin de no depender de juicios y valoraciones que emiten agencias que a todas luces defienden la economía estadounidense y así, en la medida de lo posible escapar de su área influencia en pro del fortalecimiento económico real de América Latina.

* Esta columna fue publicada por primera vez el 10/01/2013 en MedioLleno.SV

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: