Oriente Medio está en agenda

Por Mauricio González

Resoluciones de la Corte Suprema de Justicia, reuniones impulsadas por el presidente Funes, tregua con las pandillas, marchas… Mientras El Salvador continúa inmerso en sus problemas el mundo sigue su diario vivir. De vez en cuando hay que echar un vistazo a lo que sucede fuera de nuestras fronteras, especialmente en Oriente Medio, zona de gran interés geopolítico y valor estratégico en el tema del petróleo.

Por varias semanas Siria e Irán han marcado la pauta noticiosa de los medios de comunicación, el pasado miércoles Rusia envió seis buques de guerra al puerto sirio de Tartus como una nueva muestra de respaldo a Siria, mientras que en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas junto a China vetó por tercera vez un proyecto de resolución que amenazaba imponer nuevas sanciones a Damasco.

Por otro lado, el 1.º de julio entró en vigor el embargo petrolero contra Teherán, como parte de las sanciones impuestas por la Unión Europea al país persa, al mismo tiempo Washington revelaba que incrementaría su presencia militar en la península arábiga cerca del estrecho de Ormuz, yugular del petróleo por donde circula alrededor del 20% de su producción.

Irán respondió de inmediato realizando maniobras militares con misiles balísticos como el Shahab, tres con alcance de 2,000 kilómetros. En su radio de acción se encuentra Israel y 35 bases militares de Estados Unidos esparcidas por Oriente Medio.

Ante esta serie de sucesos –entre otros– cabe preguntarse si un conflicto generalizado en Oriente Medio está a la vuelta de la esquina. Muchos creerían que a Estados Unidos y a Europa les convendría un eventual despliegue militar en la zona por su importancia petrolera, garantizando así el control de los flujos de crudo; por otro lado, una guerra podría significar la producción en masa de material bélico, concesiones, empleos, fábricas, desarrollo tecnológico y por consiguiente una parcial reactivación de la economía estadounidense y europea, que muchos problemas han registrado en los últimos años.

Sin embargo, a corto plazo una guerra se vuelve improbable debido a los altos costos que implica para los países de la OTAN, en este momento no hay dinero, Washington está preocupado por sus finanzas.

Su endeudamiento y su déficit fiscal reflejan una de las peores crisis de su historia como República, mientas que en la “zona euro” Alemania lleva a cuestas el tema griego y español. La Casa Blanca está disminuyendo su presencia militar, no puede seguir manteniendo con la misma facilidad de otrora las bases con que cuenta alrededor del mundo.

Geopolíticamente hablando, la intervención en Siria que se planea llevar a cabo en los próximos meses a través de un mecanismo paralelo al Consejo de Seguridad es la ventana de un eventual ataque a Irán; sin embargo, un ataque al país persa significaría una confrontación directa con el área de influencia de Rusia, donde el Kremlin está poniendo toda su diplomacia para que la situación no llegue a tal punto.

El eslabón más débil de toda la cadena es Israel, país que mantiene gran influencia en la política exterior de Estados Unidos y que se ha declarado en abierta confrontación diplomática con Teherán. La guerra en este momento es poco probable, pero no imposible, sobre todo si Tel-Aviv continúa empujando la confrontación.

* Esta columna fue publicada por primera vez el 2/9/2012 en La Prensa Gráfica y republicada en MedioLleno.SV

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: