El Subdesarrollo, en buena medida es mental

Por Mauricio González

Estoy consciente que el subdesarrollo está amarrado a las malas políticas del Estado, pobreza, escasez de recursos naturales, falta de educación, entre muchos otros factores. Sé que en El Salvador contamos con bajos índices de desarrollo humano y social; sin embargo, hay cosas sencillas que cualquier persona, con el uso de la lógica y la razón común podría ejecutar para mejorar esta deteriorada sociedad.

Esperaría que usted que se tomó el tiempo de leerme, en lugar de ver la televisión considere que hay pequeñas pautas que podemos seguir y de ese modo caminar realmente hacia el desarrollo, porque el desarrollo más que un estado urbano de cuasi perfección visto en las metrópolis, es un estado mental en el que las personas hacen lo racionalmente correcto en beneficio suyo y de los demás.

Por ejemplo, un país es desarrollado no solo por los autobuses “último modelo” que circulan en sus calles, un país es más desarrollado si sus habitantes utilizan de forma óptima las señales de tránsito, respetan las leyes, velan por el bienestar colectivo, y utilizan un razonamiento lógico e intuitivo para solventar los problemas de carácter nacional de una forma responsable.

Día a día cuando me conduzco hacia el trabajo veo como decenas de personas atraviesan calles congestionadas, sin importarles que puedan morir atropelladas en avenidas donde existen pasarelas. Esas cuestiones son de razonamiento básico, sin embargo también estoy consciente de su premura por atravesar la calle, pero eso en ningún momento podría justificar el peligro al que se ven expuestos.

También los salvadoreños nos distinguimos por botar la basura en la calle, he observado en repetidas ocasiones cómo personas de todas las edades votan la basura sin ni siquiera pensarlo, aparte de causar contaminación esa basura tapa los tragantes de la red de aguas lluvias y en invierno las inundaciones afectan las viviendas, calles, propician desastres naturales, erosionan el suelo. Eso es algo sencillo de realizar y si ponemos la excusa que no hay basureros por donde transitamos, no sería mejor cargar una pequeña bolsa para votar los desperdicios y al llegar a casa votarlos.

Por otro lado el Gobierno tiene parte de la culpa, en El Salvador si un semáforo da rojo en una intersección,  automáticamente en otro sentido circulan otros carros y viceversa. Si no hay suficiente dinero para poner pasarelas, porque no mejor programar los semáforos para que exista un tiempo para que los peatones puedan cruzar la calle tranquilamente sin estar pendientes de todas las direcciones,  como sucede en la mayoría de países desarrollados.

Estamos acostumbrados a tomar decisiones basados en solventar pequeñas problemáticas inmediatas y no vemos estos pequeños problemas a largo plazo. Cuando se magnifican vienen los golpes en el pecho y decimos que el gobierno no hace nada, que “pobres” los ciudadanos que siempre sufren, pero nunca somos nosotros los que tenemos la culpa.

Definitivamente el subdesarrollo es un estado mental al que estamos amarrados, no solo porque no contamos con la educación, recursos necesarios, sino más bien en buena medida porque no ejercitamos el uso de la razón común, el uso del “juicio” a la hora de tomar decisiones. Antes de criticar nuestra realidad preestablecida, rodeada de muchas limitantes deberíamos de iniciar con desarrollar nuestra razón y sentido común para ejecutar las cosas.

* Esta columna fue publicada por primera vez el 28/04/2012 en MedioLleno.SV

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: