Irán no es una amenaza

Por Mauricio González

La República Islámica de Irán es un país de Oriente Medio que habla el idioma persa, de mayoría chiita –un grupo islamista– y su gobierno tiene como autoridad máxima en términos religiosos y políticos al Ayatolá Alí Jamenei. Es uno de los principales exportadores de petróleo y sus derivados a escala mundial, se encuentra en una posición geográficamente estratégica, cerca de grandes consumidores como Europa Occidental, India, China, Rusia y también cuenta con costas en el estrecho de Ormuz, yugular del petróleo, donde transitan las producciones de los países petroleros del golfo Pérsico.

Una serie de factores hacen de Irán un país hostil a la política exterior estadounidense. Por ejemplo, ha creado la Bolsa de Valores de Kish, entidad encargada de comercializar su petróleo y derivados con el mundo con base en una canasta de monedas, que no son dólares, como euros, rublos y yuanes. Esta acción afecta la hegemonía del dólar, al no ser utilizado como moneda de transacción petrolera, debilitando su demanda y, a la vez, fortaleciendo divisas como el yuan. No es casualidad que China sea el mayor comprador de crudo iraní. Además, ha creado la Planta de Busher, programa nuclear con fines pacíficos que ha despertado muchas fricciones con EUA e Israel. No se puede negar la importancia geoestratégica de Irán y su creciente influencia económica en el petróleo y que, a su vez, está respaldada por potencias mundiales como China y Rusia.

No hay que olvidar que EUA e Inglaterra controlaron por una parte del siglo XX las pozos petroleros de Irán, hasta 1979, cuando el Sha fue derrocado y se nacionalizaron los recursos. En medio de la actual crisis energética y económica vuelven a resurgir las ambiciones de EUA por hacerse del petróleo de ese país productor. Ya lo hizo con Afganistán, Irak y Libia, pero Washington sabe que no tendría éxito al impulsar sanciones militares en el Consejo de Seguridad de la ONU debido a que China y Rusia lo vetarían enseguida para no ver afectados sus intereses energéticos con el país islámico. En este contexto, la única forma de apoderarse de los recursos de Irán sería una acción militar unilateral fuera de cualquier marco legal de la ONU. Casualmente, la semana pasada Israel –país que hace la política exterior estadounidense en Medio Oriente– a través de su presidente Shimon Peres dijo que un ataque contra Irán se vuelve “cada vez más verosímil” y se refirió a ellos como el “mayor peligro para el mundo”, olvidándose que Israel posee armas nucleares provistas con tecnología estadounidense y que el mismo Peres, cuando era ministro de Defensa, trató de vender al régimen del apartheid en Sudáfrica. Ese sí es un peligro para la humanidad.

Una cadena de acontecimientos políticos, militares y económicos apunta hacia una nueva guerra contra otro país petrolero. Se está creando el escenario mediático a través de las grandes empresas internacionales de noticias para influir en el público, así como se hizo en 2003 contra Irak, acusándolo injustamente de tener armas de destrucción masiva. Una nueva guerra traería consigo una dramática subida en los precios del petróleo, confrontaciones asimétricas y generalizadas en la región y que solo la historia será la única capaz de juzgar estos eventos vergonzosos para EUA e Israel.

* Esta columna fue publicada por primera vez el 13/11/ 2011 en La Prensa Gráfica y republicada en MedioLlenoSV

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: