Urge reforma al Consejo de Seguridad

Por Mauricio González

La Carta de la Organización de Naciones Unidas (ONU), en su artículo I, establece que uno de sus propósitos es “fomentar entre las naciones relaciones de amistad basadas en el respeto al principio de la igualdad de derechos y al de la libre determinación de los pueblos…”. Su formación –1945– respondió al fin de la Segunda Guerra Mundial y a la conciencia que adquirieron los países del mundo por trabajar al servicio de la paz y del bienestar común, al menos así fue planteado en un principio por sus fundadores.

La ONU fue una creación eminentemente occidental y su primer antecedente de formación es la Declaración de Londres en 1941, donde los representantes de los 14 países aliados –en aquel momento– se reunieron para firmar dicha proclama que destacó la frase “en la guerra y en la paz”. No es de extrañar que “de aquellos polvos vengan estos lodos” y 66 años después el Consejo Permanente de Seguridad de la ONU continúe siendo ocupado por los mismos cinco países, Estados Unidos, Rusia, China, Francia e Inglaterra, y manteniendo a los demás diez miembros no permanentes (rotativos) como elementos accesorios.

Los países permanentes tienen el derecho a vetar cualquier proyecto que entre a discusión en el seno del organismo, pueden llevarse entre los pies la voluntad del resto de países del mundo representados a través de la Asamblea General. Es decir, no importa lo que 193 países opinen, basta el veto de un país que esté dentro del Consejo Permanente de Seguridad para ignorar al resto del mundo.

Este escenario se verá aplicado –una vez más– cuando Estados Unidos vete la iniciativa de los palestinos en la ONU a reconocer su Estado con las fronteras de 1967. Irónicamente la misma ONU fue la que reconoció dichas fronteras.

En el marco de la septuagésima sexta reunión de la ONU son muchos los presidentes que se han dirigido al mundo para expresar la necesidad de una reforma integral al Consejo de Seguridad, Dilma Rousseff, presidenta brasileña, dijo: “Con cada año que pasa, la solución a la falta de representación en el Consejo de Seguridad se convierte en necesidad más urgente, puesto que socava su eficacia”. Otros mandatarios latinoamericanos como Evo Morales y Cristina Fernández han mantenido un discurso similar.

También Angela Merkel, canciller alemana; y Manmohan Singh, primer ministro indio, ya habían hecho una petición para un cambio dentro del consejo y ser considerados en una eventual reforma al organismo.

Esta configuración del Consejo de Seguridad es unilateral y no es representativa, debemos estar conscientes de que el terreno político es cambiante, la realidad de posguerra es muy diferente a la actual, países emergentes como India y Brasil tienen el pleno derecho de tener un asiento permanente debido al tamaño de su economía, su potencial industrial, sus cientos de millones de habitantes, sus grandes recursos naturales, pero el argumento más sólido sería el detrimento de las antiguas potencias coloniales que en la actualidad mantienen serios problemas fiscales en Europa, una deuda pública que se incrementa, un sector industrial venido a menos y carentes de las riquezas que les proveyeron sus antiguas colonias de ultramar. Hablo específicamente de Francia e Inglaterra que al día de hoy solo guardan el recuerdo de sus glorias pasadas.

* Esta columna fue publicada por primera vez el 1/10/ 2011 en La Prensa Gráfica y republicada en MedioLleno.SV

Anuncios

Etiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: