Nuevo gobierno, ¿nuevo programa educativo?

Ignorar las graves deficiencias educativas que persisten en El Salvador es ignorar las oportunidades de negocios que se presentan constantemente en la era de la informática.

rápido en el garaje de su casa a partir de productos web exitosos creados una tan sola vez y vendidos miles o millones de veces.

En la era industrial se necesitaba fabricar un producto tangible, material millones de veces junto al establecimiento de los canales de distribución para crear una fortuna, ahora la economía pasa por un proceso revolucionario capaz de crear riqueza a través de la tecnología y así mejorar la economía local; prueba de ello en nuestro país es la industria informática relacionada con las redes sociales que está siendo utilizada por muchos jóvenes para generar ingresos a través de su administración o aprovechadas por comerciantes para la venta de sus productos o servicios.

Revisando estadísticas de una empresa nacional dedicada a la intermediación entre sitios web como Amazon y usuarios en El Salvador las compras en línea han tenido un incremento de 40 % a 45 % entre 2012 y 2013, cifra que va acorde al comportamiento mundial donde cada vez se hacen más compras en línea y donde la nueva tendencia es hacerla a través de teléfonos inteligentes. También toda persona conectada a internet tiene la posibilidad de comprar y vender divisas a través del software gratis de FOREX obteniendo así ganancias diarias, incluso comprar y vender la moneda virtual “bitcoin”.

De forma paralela, el campo de la medicina está dando grandes pasos en el desarrollo de medicinas genéticas que tienen el potencial de curar varios tipos de enfermedades y alargar nuestra vida.

Estos y otros tantos desarrollos tecnológicos con los que encaramos el siglo XXI solo son posibles aprovecharlos de manera óptima a través de una educación de calidad enfocada con las nuevas realidades de un mundo conectado que tiene como estandarte la creatividad y la búsqueda de soluciones depuradas a problemas recurrentes. Parece risible y fuera de toda lógica que en las aulas de clase continúen en pie contenidos que no tienen ningún fin práctico a la realidad económica de una generación que se perfila a ser una de las más violentas y marginas de la historia nacional. Se debe impartir un componente humanístico que permita comprender las ciencias sociales, sin embargo el énfasis debe estar anclado a las nuevas herramientas tecnológicas que permitan generar conocimiento y no ser simples “fotocopiadoras” que lo reproduzcan. El actual programa educativo continúa sin estimular la creatividad y brindar las herramientas que permitan construir o desarrollar una idea y así imprimirle competitividad al país.

El nuevo Gobierno, a través del Ministerio de Educación, tiene la misión de generar los espacios que les permitan a los estudiantes capacitarse en las áreas tecnológicas a todos los niveles y así lograr congruencia entre educación y las nuevas demandas de la humanidad para competir de forma eficaz en otros mercados. Los programas educativos, educadores e infraestructura deben ser modernizados para obtener resultados sólidos, y como punto medular –intrínseco a la cultura salvadoreña– se debe cambiar la concepción de estudiar para obtener un empleo: se debe estudiar para generar más empleos.

* Esta columna fue publicada por primera vez el 27/04/2014 en La Prensa Gráfica y republicada en MedioLleno.SV

Anuncios

Se esboza una nueva Ucrania

Pareciera ser un tema recurrente a escala mundial durante este ya entrado Siglo XXI, cuando los grupos de insurgentes son apoyados por Occidente para derrocar a gobiernos legítimos, los Estados y grandes medios de comunicación los califican como protestas pacíficas; mientras que cuando los grupos insurgentes son apoyados desde Rusia son calificados como separatistas.

Históricamente, Ucrania ha sido el granero de la Federación Rusa y en términos militares un muro contra una eventual invasión proveniente de Occidente, como sucedió durante las Guerras Napoleónicas, guerras mundiales, entre otras, además de otorgarle proyección marítima a través de su flota del Mar Negro.

Si lo vemos desde el punto de vista occidental, Ucrania tiene la importancia estratégica de ser el canal por donde se transporta el gas natural proveniente de Rusia a través de los gaseoductos que atraviesan su subsuelo. No obstante, durante 2014, revoluciones de distinto signo han reclamado y continúan reclamando su espacio territorial en lo que hasta hoy es Ucrania.

En un primer momento, Víctor Yanukovich fue derrocado a través de manifestaciones violentas donde se observó un componente militar durante la ejecución de las revueltas. Acontecimientos que fortuitamente se dieron luego de la Cumbre de Vilna, capital de Lituania, en noviembre de 2013 y que tuvo por objetivo acercar lazos entre la Unión Europea y Europa del Este. Durante dicho encuentro se tenía previsto que Kiev firmara un acuerdo de asociación política e integración económica con la UE. Yanukovich no firmó y se mostró dispuesto a que Ucrania entrara en la órbita rusa.

Posterior a la Cumbre de Vilna, ya entrado el 2014, iniciaron las primeras manifestaciones que pedían el derrocamiento de Yanukovich. Grupos organizados, en pocos días, lograron tomar algunos de los principales edificios públicos de Kiev que tenían las características de haber sido instruidos en el uso de la fuerza. Difícilmente, estudiantes y civiles que nunca han recibido instrucción militar podrían haber ejecutado esos planes con tanta audacia como se quiso vender por los medios de comunicación occidentales. Posterior al derrocamiento de Yanukovich y la anexión de Crimea, Sebastopol inicia una nueva página en la manipulación de grupos insurgentes, esta vez apoyados por el Kremlin.

Las nuevas manifestaciones se encuentran sacudiendo los cimientos de la actual Ucrania. Protestantes ubicados en las ciudades de Járkov, Donetsk y Lugansk piden un nuevo referéndum para ser parte de la Federación Rusa en lo que se considera un nuevo desafío para las autoridades que han amenazado con utilizar la fuerza para desalojarlos.

Ucrania se perfila para ser un territorio marcado por el auge del separatismo apoyado desde Rusia en lo que podría catalogarse como una nueva escalada de las tensiones entre Eurasia y Occidente. El país de Europa del Este es una región donde convergen las áreas de influencia de ambos ejes mundiales que se mantienen en disputa en lo que podría llamarse la “neo Guerra Fría”.

 

* Esta columna fue publicada por primera vez el 18/04/2014 en MedioLleno.SV

Crimea es solo una pieza

Por Mauricio González

Si buscamos comprender la serie de conflictos bélicos que ocurren en la actualidad debemos plantearnos el escenario mundial como un tablero de ajedrez. La pieza más fuerte o mejor posicionada llevará inexorablemente la ventaja; quien ejecute jaque mate controlará todos los recursos naturales a escala planetaria.

La partida viene jugándose desde hace cientos de años. Sin embargo, fue hace un siglo que empezó –estallido de la I Guerra Mundial en 1914- el juego a escala planetaria. Las potencias económicas se dieron cuenta de que para controlar los medios de producción era necesario controlar los recursos naturales, entre ellos los metales preciosos y no preciosos, tierras raras, agua, petróleo y una serie de materias primas que obtenidas a bajo o ningún costo desde el tercer mundo podrían alimentar su poderosa industria y a la vez regresarle el exceso de producción al mundo subdesarrollado a través de productos de consumo masivo.

Medio Oriente

Durante el presente Siglo XXI, Estados Unidos junto a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) han hecho los primeros movimientos: control de Afganistán, Iraq y Libia. Partición de Sudán en dos repúblicas, apoyo al derrocamiento de gobiernos legítimos a través del apoyo de mercenarios como está sucediendo en  Siria y sucedió en Libia.

Todos estos movimientos no tienen más que un solo objetivo: aislar a Irán, país persa con uno de los mayores yacimientos de crudo en el planeta y que controla la yugular del petróleo en Medio Oriente, llamado así al Estrecho de Ormuz. Teherán se encuentra rodeado por países que cuentan con bases militares de Estados Unidos y la OTAN, Afganistán, Iraq, Turquía, Arabia Saudita, Yemen, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait e Israel que bien podría representar a la Reina.

Si Irán es atacado –por eso la importancia de que el conflicto no se extienda desde la frontera siria- representaría la entrada de Rusia de forma directa en la guerra. Recordemos que Rusia y China le han suministrado importante material bélico a Siria, jugando la partida de forma indirecta.

Europa oriental

El despliegue del escudo antimisiles en Polonia por parte de Estados Unidos, después de intensas negociaciones, no hizo más que invocar los fantasmas de la Guerra Fría. La respuesta de Rusia no fue otra que colocar misiles Iskander en su frontera con Polonia. La OTAN también ha instalado misiles en Rumania que apuntan hacia Moscú. La apuesta de la OTAN no es otra que, como en el caso Irán, aislar a Rusia para restarle zonas de influencia. En este contexto, la crisis y posterior golpe de estado en Ucrania debe entenderse como la pérdida de influencia rusa, que antes de los eventos contaba con gran poder de acción, prueba de ello en 2013 el gobierno ucraniano rechazó de forma legítima su incorporación al Euro, acción que hubiera significado la pérdida de influencia occidental y un muro divisorio entre Europa y Rusia. Una eventual confrontación militar con Rusia, que a su vez arrastre a China, puede concebirse como un plan a largo plazo, con movimientos pequeños pero certeros. Si Rusia no hubiera anexionado Crimea significaría no solo su pérdida de influencia en la zona y un muro que los separe con Europa, sino, dejar anclada su Flota Marítima del Mar Negro.

* Esta columna fue publicada por primera vez el 04/04/2014 en MedioLleno.SV

Los medios de comunicación manipulan

Por Mauricio González

Los medios de comunicación son empresas legalmente establecidas, pagan impuestos, mantienen estructuras jerárquicas, tienen el poder de generar opinión pública, además de ocultar o poner en agenda temáticas a conveniencia. Los medios de comunicación han sido clasificados como un poder fáctico, el que no se percibe pero está presente a través de sus valoraciones u opiniones intrínsecas sobre la realidad nacional o internacional.

En El Salvador los medios de comunicación tradicionalmente han estado alineados con el poder económico y los intereses que en ellos subyacen. Sin embargo durante los últimos años debido a la digitalización y el abaratamiento de insumos tecnológicos los medios de comunicación se han vueltos más democráticos, prueba de ello es la serie de canales de televisión abiertos, y ni hablar de los periódicos digitales. Estas acciones no hacen más que probar la importancia de los medios de comunicación y de la importancia que ven en ellos grupos políticos y económicos para manipular las audiencias a su conveniencia.

En el plano internacional el panorama es el mismo. Para los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 se realizó una cobertura minuto a minuto por las grandes cadenas internacionales que brindaban posiciones nacionalistas y anti musulmanas que rápidamente permearon los medios nacionales de la mayoría de países del mundo.

La agenda mediática durante la invasión a Afganistán, Iraq de igual forma estuvo llena de posiciones nacionalistas pro occidentales, dejando de lado el verdadero drama humano. Los intereses ocultos de dichas intervenciones y ante toda lógica explicar cómo la muerte de 2,000 personas en el World Trade Center de Nueva York podría justificar el asesinato de 6 millones de personas solo en Iraq, donde se utilizaron armas de uranio empobrecido, bombas de racimo entre otros adelantos del sistema militar industrial.

Tal es la manipulación mediática a la que estamos expuestos que no solo se justificó la ocupación a Iraq y Afganistán, sino, la intervención en Libia, Sudan, y más recientemente Siria. Los grandes medios de comunicación han obviado el terrorismo ejecutado por grupos mercenarios financiados por la OTAN y que tienen como objetivo Siria, El Líbano y posteriormente Iraq.

Sin embargo han desplegado una amplia cobertura a la crisis en Crimea, sin explicar el contexto histórico de la región, además de satanizar al presidente Ruso Vladimir Putin. Me llama la atención exponer este caso porque la crisis en Ucrania surgió después que el parlamente ucraniano rechazara de forma legítima su incorporación al Euro, eso fue en noviembre de 2013, como lo plasma una noticia del Diario El País de España.

Esa información nunca se pone en contexto, ni de por qué Estados Unidos ratifica una golpe de estado contra Kiev y después se sataniza a Rusia.

Lo cierto es que debemos entender de una vez por todas que los medios de comunicación son manipulables y corruptibles.  Filtran información a conveniencia y difícilmente aceptan sus errores.

* Esta columna fue publicada por primera vez el 19/03/2014 en MedioLleno.SV

Ningún presidente es mago

Por Mauricio González

El Presidente de la República de El Salvador ejerce su cargo por un período de 5 años en contraposición con los grandes empresarios salvadoreños, quienes según sea el caso, sus historias familiares con facilidad datan del Siglo XIX. Cronológicamente los períodos presidenciales en el país podrían medirse a cuenta gotas en comparación a los demás elementos de poder que se interrelacionan en su entorno, el sector empresarial, sindicatos, movimientos, Órgano Legislativo, Órgano Judicial, Fiscalía General de la República, Corte de Cuentas, poderes mediáticos, naciones extranjeras, así podrían enumerarse otras instituciones, potencias u organismos jerarquizados en El Salvador y el Mundo.

Ante dicho panorama vemos que el poder de un presidente es relativo mientras ejerce su cargo y difuso en el tiempo. Diferentes grupos o instituciones buscan salvaguardar sus intereses, no busco entrar en un debate ético consecuente sobre dichos intereses, lo único que me importa transmitir es que cada quien defiende lo que le conviene.

Imagínese la gran cantidad de intereses que cualquier presidente debe tratar de solventar en el país, por un lado los industriales, por otro los artesanos, los financieros, sindicato de maestros, sindicato de obreros, industria de agrícola, caficultores y un sinfín de organizaciones. Cuando entendemos que un presidente, junto a su gabinete y ministros deben intentar solventarles los intereses a todos los salvadoreños inevitablemente estos se traslapan, afectan a uno y benefician a otro.

Y es que los presidentes salvadoreños cuando llegan a su  cargo llevan consigo a cuestas una gran deuda de quienes apoyaron su candidatura, financiaron su campaña y quién sabe cuántos favores que deberán ser pagados durante su período presidencial.

Llegar a un cargo presidencial representa la difícil tarea de tratar de unir los intereses generales de la sociedad, los que en muchas ocasiones se ven opacados por intereses menores.

Seamos conscientes, un presidente no es un mago que por arte de magia va a sacar al país del subdesarrollo y del bajo crecimiento económico, violencia y todos los males que nos afectan. La figura presidencial es un elemento jerárquico que debe bosquejar y trazar las directrices del bienestar, además de brindarnos un ambiente óptimo para el desarrollo económico, sea que venga de un lado o del otro.

Los que deben ensuciarse las manos y rajarnos la espalda somos nosotros, los empleados, los empresarios. No debemos tener la esperanza que un presidente por su bonita campaña va mejorar nuestra calidad de vida como si el territorio nacional estuviera asentado en grandes reservas de petróleo o betas de oro.

Somos los salvadoreños quienes debemos impulsar el desarrollo nacional, cimentado en la educación y en los valores éticos y pragmáticos que nos ayuden a convivir con los demás. El futuro está en nuestras espaldas, no en el de ningún presidente de derecha o de izquierda, el futuro se construye sobre la base de trabajo, constancia, responsabilidad y creatividad. Elementos con los que podemos darle la cara al Siglo XXI.

* Esta columna fue publicada por primera vez el 05/04/2014 en MedioLleno.SV

Israel continúa su expansionismo

Por Mauricio González

El pueblo judío está constituido por una de las culturas más antiguas del mundo, respetable por su riqueza histórica y por los aportes que ha realizado a la humanidad en el campo científico, filosófico, religioso, entre otros. Sin embargo pareciese que existe un poder escondido que lleva las riendas de la política israelí hacia la ultra derecha, a posiciones ortodoxas basadas en preceptos sionistas que mezclan el Antiguo Testamento con la realidad cambiante y dinámica del Siglo XXI.

El Primer Ministro israelí Benjamín Netanyahu anunció a mediados del pasado enero la construcción de cerca de 500 nuevas casas en Jerusalén Oriental, atentando así con una posible solución pacífica al conflicto que mantiene el Estado de Israel con la Autoridad Nacional Palestina.

Para realizar dichos asentamientos los israelíes deben demoler la antigua infraestructura palestina que data de cientos de años, sino miles, donde viven familias palestinas que se niegan a ser desalojadas de sus lugares de origen, tierras donde han vivido por generaciones. Los asentamientos no solo violan tratados internacionales como el de Oslo (fueron una serie de acuerdos firmados entre el Gobierno de Israel y la Organización para la Liberación de Palestina con el objetivo de ofrecer ofrecer una solución permanente en el conflicto palestino-israelí.), sino que ejecutan un elaborado plan para borrar las huellas milenarias de la cultura, quemando los arbustos de olivo que pueden llegar a tener hasta mil años de antigüedad, arquitectura y perspectiva urbanista.

La palabra asentamientos define de forma efímera el término, en realidad son complejas urbanizaciones con todos los servicios básicos, construidas de concreto y acero en terrenos que difícilmente van a ser devueltos una vez ocupados por los colonos judíos, trancando así las verdaderas posibilidades de dos Estados independientes, con plena autonomía y viviendo en paz.

Para comprender el conflicto entre Palestina e Israel y realizar un análisis efectivo se debe despojar del oscuro crisol religioso que solo opaca el análisis, justificando acciones militares a través de documentos anacrónicos –Antiguo Testamento- que no toman en cuenta variables como la razón postmoderna, derechos humanos, globalización, ética, entre otros.

Llegar a un verdadero entendimiento que conduzca hacia la paz verdadera entre palestinos e israelíes deberá pasar inequívocamente por la supresión paradigmática de los preceptos religiosos que promulga el ala ultraconservadora israelí. Poder que no tiene cara, y se manifiesta a través de los poderosos lobbies que se encuentran enquistados en las principales industrias productivas y culturales del planeta. Allí se debe volcar toda la atención, al complejo militar – industrial, a los medios masivos de comunicación, a la industria energética, a las instituciones financieras que difícilmente son reguladas por los Estados,  a la industria de los alimentos, entre muchas otras.

Para muestra un botón. En 1993 cuando Bill Clinton, Isaac Rabin y Yasser Arafat,  firmaron los  Acuerdos de Oslo, la ultraderecha israelí no aceptó los términos porque estos representaban el inicio de una legítima paz entre israelíes y palestinos, también representaba el fin de la visión ortodoxa y expansionista del moderno Estado de Israel.  El 4 de noviembre 1995 fue asesinado en un multitudinario mitin que abogaba por la paz entre Israel y Palestina, el asesino, el ultra ortodoxo sionista: Yigal Amir.

* Esta columna fue publicada por primera vez el 19/01/2014 en MedioLleno.SV

Ivette María Contreras González, salvadoreña del mes de febrero 2014

Por Mauricio González

* Este texto y todo el material multimedia relacionado fue publicado por primera vez el 04/02/2014 en MedioLleno.SV, con publicación en EDH y retomado por este blog.

“Todos podemos dar una semilla para la educación del país”, dice Ivette Contreras, nuestra salvadoreña del mes de febrero 2014. Te invitamos a conocerla.

Impulsar la educación de calidad en El Salvador es una de las principales apuestas que todo Gobierno debe garantizarle al sector juvenil, es el cimiento para el desarrollo económico, social e intelectual de las naciones. De acuerdo con el Ministerio de Educación de El Salvador (MINED), en el país solo seis de cada diez niños que ingresan al sistema de educación básica llegará hasta el noveno grado y tres alcanzarán terminar el bachillerato.

La problemática educativa del país converge con una serie de carencias que son reflejadas desde el aspecto material hasta el de la calidad de enseñanza.

Bajo este desafiante panorama hay voces que se aferran a la educación como el sendero inequívoco para levantar los índices de competitividad económica nacional, y que eso permee la educación y  las demás capas sociales del país para volcarnos hacia los nuevos retos económicos, tecnológicos, sociales y energéticos con que despertamos de cara a este siglo XXI.

Ivette María Contreras González, salvadoreña del mes de febrero 2014, es una joven vibrante que conoce bien esta problemática. Detrás de su escritorio en una oficina de la Escuela Superior de Economía y Negocios (ESEN) donde imparte Matemática I y Microeconomía explica la cara más cruda de la problemática educativa por la que atraviesa el país. Contreras, durante su vida como estudiante se caracterizó por su excelencia académica, después de obtener el Segundo Lugar de la promoción 2006 del Colegio Externado de San José ingresó a la ESEN, donde rápidamente destacó entre sus compañeros por su calidad humana y entrega a los estudios.

Al finalizar su tercer año en la ESEN optó por una pasantilla en la Universidad del Desarrollo en Chile, donde según sus palabras viajó para “aprender cómo se generan los emprendimientos en Chile”. Posteriormente, durante su cuarto año y debido a su alto puntaje en la carrera de Economía y Negocios, viajó a un intercambio académico en la Pontificia Universidad Católica de Chile para conocer de cerca el día a día en una de las universidades más prestigiosas de Latinoamérica. Conseguiría terminar su carrera en el 2012 con la distinción “Magna Cum Laude”, equivalente a un promedio de 9.1.

En su momento, Contreras fue la catedrática más joven que la ESEN ha parido de sus entrañas. Hoy tiene 25 años y se ha planteado luchar por la calidad educativa del país. Lo ha hecho desde diferentes trincheras, trabajó como investigadora del Informe de Desarrollo Humano para El Salvador 2013, participó en la elaboración del informe Educación: Generando oportunidades, 5 Pilares, 12 Ideas, patrocinado por la ESEN. Además es parte de los Global Shapers, un proyecto del Foro Económico Mundial que busca articular ideas de jóvenes que están realizando proyectos de liderazgo en su país.

Una de sus principales metas es influir en políticas públicas que beneficien a jóvenes talento en condición de riesgo. Afirma que “cuando hablamos de educación de calidad se debe invertir en la infraestructura de las escuelas, no puede ser que alrededor del 40% de las escuelas no tengan acceso a un servicio sanitario, sino que los niños tengan que ir a una fosa séptica. No podemos querer una sociedad diferente sino comenzamos a atacar estos problemas”.

Actualmente contreras ayuda a jóvenes talento de escasos recursos para que puedan tener una educación de calidad en la ESEN.  “En esta institución podemos hacer bastantes cosas para cambiar la situación de la gente de El Salvador. En enero la ESEN entregó 41 becas para estudiantes que vienen de los lugares más escondidos de El Salvador. Esos son nuestros alumnos, a jóvenes que les estamos cambiando la vida como institución”. Su principal consejo es la perseverancia, “nunca se dejen de esforzar. A veces creemos que en nuestro entorno no hay oportunidades, sin embargo como jóvenes tenemos la obligación de buscarlas”. Fiel a su consejo, Contreras próximamente buscará una oportunidad en el exterior para cursar una maestría relacionada a Políticas Públicas en Estados Unidos.